martes, 27 de junio de 2017

¡Arde Doñana!


                                                                                        
 "Vestido de luto,con mi barba nazarena y mi  breve sombrero negro,debo cobrar un extraño aspecto  cabalgando en la blandura  gris de Platero...los chiquillos gitanos...corren   detrás de nosotros chillando largamente:     ¡El loco! ¡El loco!"    Juan Ramón Jiménez-"Platero y yo"
                                                                                                 
                                                                                                                                                                  
                                                                                                 

Por los caminos blancos que transitó aquel poeta loco (¡bendita locura!) que soñaba poemas a lomos de un burrito de plata, llega estos días hasta Moguer -su pueblo- el aire irrespirable de la locura del mundo (¡maldita locura!), de un mundo que, definitivamente, ha dado la espalda a todo lo que respira poesía que, al fin y al cabo, es todo si se sabe mirar como lo hizo él, con los ojos del enorme poeta que era.

Un mundo que se olvidó de Platero, de Juan Ramón y del Pino de la Corona, aquel pino del cerro del que escribió: "...me gusta acercarme a su tronco y acariciárselo y mirar al cielo a través de su enorme y clara copa"

Ojalá los hombres -todos los hombres- entendieran que a los árboles también les gusta que los abracen y sintieran la necesidad de hacerlo. ¡Cuánto mejor sería encender sus venas de árbol con el fuego del corazón humano que encender sus ramas con el fuego voraz y destructivo del odio y la codicia!


" Platero -le dije a mi burrillo-, vamos a esperar las Carretas. Traen el rumor del lejano bosque de Doñana, el misterio del pinar de las Ánimas..."

                                                                                                        Junio-2017

30 comentarios:

  1. Cuanta razón Joaquín, no tenemos freno en nuestra avaricia, esa que nos hace ser esclavos encadenados a ese consumismo exacerbado, todo lo que tenemos y no valoramos nos hace vivir ansiosos de más y más sin darnos cuenta de que si nos paráramos un momento veriamos lo privilegiados que somos en esta parte del planeta y lo poco que lo respetamos. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Maru,no tenemos remedio.

      Gracias por venir.

      Eliminar
  2. Qué pena tan grande y cuanta avaricia y locura, Joaquín. Me ha encantado lo de abrazar a los árboles y sobre todo lo de sentir la necesidad de hacerlo. Y qué lejos está el hombre de entender que ellos son nuestra vida, la fuente de nuestra propia vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hemos aprendido nada Carmela,al contrario,vamos a peor.

      Gracias por tu opinión.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Cuánta verdad hay en tus versos recordando al gran Juan Ramón, a su Platero, a Moguer, al mundo en que vivimos dando la espalda a la poesía... Y qué bien lo dices desde la tristeza de este mundo insensible... Gracias por tus palabras. Mi abrazo fuerte, Poeta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Julie por tu presencia en mis inquietudes y mis poemas.

      Abrazos,amiga.

      Eliminar
  4. Si no valoramos lo que tenemos más en los parámetros de precio y propiedad, lo perderemos todo antes quienes esgrimen más poder.
    Duele el fuego arrebatando el verde, el fresco, el recuerdo y el ensueño, ¿aprenderemos esta vez?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no Pilar,nunca aprendemos.Quizás cuando llegue el día en que nos rodee el desierto,entonces sí nos lamentaremos de nuestra conducta estúpida.

      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  5. Una enorme pena.

    Triste mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Los árboles y todo lo creado, todo crece, vive y respira, hasta las piedras sienten el tacto del cariño.
    Si el fuego es por mano del hombre, esa llama debería envolverlo, para que sintiera ese fuego en sus propias carnes.
    Tal vez piensas que soy de sentimiento cruel, pero de esa forma es posible que aprendieran los demás, antes de cometer ese crimen.
    Un buen domigo amigo Joaquín y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más crueldad es la del que incendia el bosque y coincido contigo,deberían sentir el castigo de las llamas en sus cuerpos,seguro que no volverían a intentarlo.
      Gracias Ámbar.

      Abrazos

      Eliminar
  7. acá se sabe lo que es eso... todo el verano fue infierno acá
    si hasta el supertanker debieron de arrendar junto con el Ilyushin-76 fuera de toda la ayuda que llegó

    abrazos Joaquín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Elisa,tuvisteis un verano infernal.Al parecer los pirómanos y los malos políticos que no previenen los incendios, son universales.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Unas palabras vivas, sinceras y templadas. Y además poéticas! Bonita manera de introducir la poesía, Joaquín.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro del infierno que es un incendio,hay que saber ver la parte poética,aunque sea en negativo.Por esa misma zona vivió sus aventuras JRJ, el autor del inmortal "Platero y yo" al que admiré siempre como poeta.Ello me llevó a enfocar el tema de esa forma.

      Gracias Ernesto

      Eliminar
  9. Dos cosas: El fuego que destruye árboles, colonias de aves e insectos, normalmente por la desidia de los dueños de predios y fundos. La otra es la alabanza que merece la naturaleza, en este caso por Juan Ramón Jiménez, del cual tengo toda su obra desde joven. Tu testimonio del de Moguer apaga un poco el fuego de esta desventura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que coincidamos en admirar al poeta de Moguer y a su poesía.Un incendio en un lugar así,tan unido a su vida y a su obre,es más doloroso si cabe.
      Gracias Vicente por tu opinión.

      Abrazos

      Eliminar
  10. Muy acertado, Joaquín, parece que se nos ha olvidado conversar con la naturaleza, escucharla y seguir sus consejos, más preocupados por intereses económicos individuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto,cada día nos olvidamos un poco más de donde venimos y de aquello que es realmente importante para la vida.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Me descubro ante la lucidez y el lirismo de tu escrito, Joaquín. Enhorabuena.
    Salud.

    ResponderEliminar
  12. Aplausos a tu mirada poética, a lo mas noble, hermoso y necesario que nos regala la vida, en este mundo que se rompe de indiferencia y de avaricia.

    Siempre, mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho todo,Socorro.Nos falta volver nuestros ojos hacia lo que realmente merece la pena.

      Abrazos

      Eliminar
  13. Hemos perdido el horizonte, nos estamos cargando el planeta. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Camino de ello vamos,Manuela.Gracias por pasarte.

      Eliminar
  14. Pasajes de "Platero..." que son bienvenidos a momentos cruciales como la destrucción de árboles, la tala y quema de los mismos. Bello mensaje para mover consciencias.
    Un abrazo Joaquín.

    ResponderEliminar
  15. Claro¡ los árboles son seres vivos. Hoy pagamos cara la contaminación. A la reducción de los árboles, menos capacidad de generar oxígeno. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Carlos,nos convendría respetarlos e incluso mimarlos.

      Abrazo,amigo.

      Eliminar